No solicitado: el acoso sexual en línea envenena las redes sociales para las hermanas de fe.

0
216

La gran mayoría de los hombres musulmanes se horrorizarán con estas historias y reconocerán lo inapropiado y poco islámico que es ponerse en contacto con una mujer de una manera ofensiva o vulgar.

Autor: Laura El Alam para Muslim Matters | traducción: Rashida Jasso

Cuando Grace* comenzó a publicar videos y artículos inspiradores en su página pública de Facebook, su intención era llegar a una audiencia no musulmana y mostrarles la belleza del Islam. Después de todo, como ex agnóstica que había considerado que las religiones organizadas eran “desagradables”, podía comprender la mentalidad de muchos conciudadanos que sospechaban del Islam o estaban mal informados sobre él. En sus publicaciones, Grace compartió la historia de su conversión al Islam, destacó las lecciones del Corán, habló sobre los pilares de la fe y, en general, trató de hacer que el Islam fuera más accesible y comprensible para los no musulmanes. Si bien potencialmente miles de no musulmanes se beneficiaron de su material educativo, sus nobles esfuerzos fueron descarrilados por una fuente poco probable: los hombres musulmanes.

En comentarios públicos y mensajes privados, Grace se encontró recibiendo una sorprendente cantidad de coqueteos no solicitados, comentarios e imágenes sexuales e incluso amenazas. «Todo esto me hizo darme cuenta de que no podía llegar a mi público objetivo en las redes sociales», explica Grace. “¡Casi todos los seguidores que estaba consiguiendo eran hombres musulmanes! Tengo 3000 me gusta y la mayoría son hombres musulmanes. Mi público objetivo eran los no musulmanes, pero los hombres musulmanes sabotearon mis esfuerzos y me avergonzaron públicamente con comentarios. Fue frustrante y desalentador”.

Quizás ella pudo haber ignorado y bloqueado los mensajes molestos y perseverado en su misión, pero un hombre llevó su asalto en línea a otro nivel. Comenzó a acechar a Grace (quien lo bloqueó), luego a su esposo (que también lo bloqueó) y finalmente a sus padres (que estaban conmocionados y aterrorizados). A través de mensajes en línea a todas esas personas, llamó a Grace con apodos viles, envió fotos explícitas y soltó palabras que eran a la vez agresivas y sexuales. Le causó a Grace y a toda su familia una enorme cantidad de estrés e ira. «Mis padres estaban tan conmocionados que una vez encontraron misteriosas colillas de cigarrillos detrás de su casa y realmente pensaron que el tipo había venido a su casa y estaba afuera por la noche fumando cigarrillos».

Después de la terrible experiencia, el esposo de Grace dejó de apoyar sus esfuerzos de dawah en línea. “A mi esposo no le gustaba que yo fuera una presencia pública”, dijo. “Me pidió que dejara de hacer videos porque sentía que estaba solicitando atención no deseada. Claramente me responsabilizó. No me avergonzó ni hizo nada evidente, pero en su mente, mi cara en público era la razón obvia por la que estaba recibiendo atención y contacto no deseado e inapropiado”.

Algunas personas podrían pensar que el ejemplo de Grace es extremo. Seguramente no todos los musulmanes que tienen presencia en las redes sociales experimentan un trato tan ofensivo por parte de hombres musulmanes o de las personas que fingen ser musulmanas.

Desafortunadamente, el fenómeno es extremadamente común. Umm Ibrahim, del Reino Unido, es otro ejemplo de musulmana que encontró acoso sexual en línea en un lugar poco probable: un sitio web islámico. «He visto mensajes de naturaleza altamente sexual enviados a una página islámica a la que ayudo a administrar», informa. “Unas cuantas veces me he encontrado con hombres que se hacen pasar por mujeres para tener charlas de naturaleza sensible con otras mujeres. Se harán pasar por una mujer que tiene problemas matrimoniales y pedirán tener una charla a través de Messenger. Por lo general, este chat pedirá consejos sobre la intimidad «.

Además de ser administradora de un sitio web, Umm Ibrahim también es escritora. “Si he participado en una discusión en línea o si se ha publicado un artículo, puedo anticipar un aumento en los mensajes”, dice. “Descubrir la carpeta de spam en Facebook Messenger fue una revelación. Recibí docenas de mensajes de hombres musulmanes pidiendo charlar, preguntando si estaba casada y preguntando si estaba interesada en casarme. También recibo muchas solicitudes de amistad de hombres. Siempre son hombres musulmanes, según el nombre y la ubicación «.

La escritora profesional Ameera* comparte una historia similar. “Nunca solía recibir mensajes no solicitados de hombres musulmanes hasta que comencé a publicar artículos en sitios web islámicos”, dice. “De repente, poco después de la publicación de mi primer artículo, mi bandeja de entrada estaba llena de hombres que querían ‘discutir el Islam conmigo’, ‘hacerme algunas preguntas’ o felicitarme por mi hijab. Desafortunadamente, no se detuvo en el coqueteo. Una vez abrí un mensaje pendiente que pensé que era de un grupo local de compra y venta de Facebook, pero este mensaje en particular resultó ser un video pornográfico enviado por un hombre en Egipto, ¡cuya foto de perfil de Facebook tenía palabras del Corán! Cerré y borré el mensaje inmediatamente y bloqueé al hombre, pero la imagen repugnante está grabada en mi cerebro. Me sentí, y todavía me siento violada «.

«He recibido coqueteos no deseados y muchas insinuaciones sexuales de hombres que ni siquiera conozco», confiesa Salama*, una estudiante de posgrado de 20 años en los Estados Unidos. “Recibí mensajes de una persona, específicamente hablando de cómo quería tener sexo conmigo. De hecho, ni siquiera tenía fotos de (perfil). Él era un completo extraño. Fue completamente injustificado. No puedo pensar en una razón particular por la que fui atacada”, agrega. “Sé que hizo una pregunta sencilla en un foro musulmán y yo la respondí. Supongo que fue entonces cuando decidió que estaba bien enviarme un mensaje en privado”.

Estas anécdotas pueden parecer una acusación contra los hombres musulmanes en general; sin embargo, creo que las personas que acosan a las mujeres en línea constituyen una minoría de hombres musulmanes. La gran mayoría de los hombres musulmanes se horrorizarían con estas historias y reconocerían lo inapropiado y poco islámico que es ponerse en contacto con una mujer de una manera ofensiva o vulgar.

El acoso sexual en línea ciertamente no es exclusivo de la comunidad musulmana. Es un problema global con las mujeres, universalmente, experimentando formas de abuso sexualizado en tasas mucho más altas que los hombres. Según un estudio de 2017 sobre acoso en línea del Pew Research Center, “Alrededor del 21% de las mujeres de entre 18 y 29 años informan haber sido acosadas sexualmente en línea, una cifra que es más del doble de la proporción entre los hombres del mismo grupo de edad (9%). Además, aproximadamente la mitad (53%) de las mujeres jóvenes de entre 18 y 29 años dicen que alguien les ha enviado imágenes explícitas que no pidieron».

Los musulmanes, cuya principal característica religiosa es la modestia, deberían estar completamente desvinculados de cualquier forma de depravación, en línea o en interacciones cara a cara. Tal comportamiento es contrario a nuestras creencias fundamentales, por lo que fue con confusión y decepción que me embarqué en esta exposición necesaria pero desagradable.

Desafortunadamente, hay muchos hermanos que, aunque condenan el acoso en línea per se, aún logran echar la culpa a cualquier parte menos a sus semejantes. Se apresuran a asumir que la mujer en cuestión ha provocado el acoso de alguna manera. Cuando las mujeres musulmanas hablan sobre ser abusadas en línea, la respuesta principal que reciben es: «Si no quieres comentarios y mensajes de hombres, no muestres tu cara en línea».

Este pensamiento es injusto por varias razones. En primer lugar, incluso las mujeres que no muestran su rostro en las redes sociales a veces experimentan un contacto no solicitado y no deseado. Como señala Salama, “se ha demostrado muchas veces que, independientemente de lo que haga una mujer, algunos hombres son simplemente depredadores y aprovecharán cualquier oportunidad que tengan para intentar aprovecharse de ella. Las mujeres cubiertas son acosadas. Se ha acosado a mujeres que no han publicado fotos de perfil. Las mujeres descubiertas son acosadas. Se ha acosado a mujeres de todo el mundo ”.

Muchas mujeres musulmanas, incluidas algunas de las conferencistas y académicas islámicas más estimadas del mundo, eligen mostrar su rostro en su sitio web, videos y folletos promocionales. Pueden tener varias razones para hacer esto, Allah sabe más, pero es muy probable que usen su imagen en materiales de marketing o sitios web por la misma razón que hacen muchos profesionales: los consumidores confían en un producto (conferencia, libro, artículo, blog), programa) más si hay un rostro humano asociado a él. La gente quiere ver quién está detrás de las palabras y las ideas, y es por eso que la mayoría de los folletos de las conferencias islámicas muestran imágenes de los oradores y por qué la mayoría de los artículos, blogs y libros muestran fotografías de los autores. Para las mujeres musulmanas, mostrar la cara en línea casi nunca se trata de seducción, tentación o moral relajada. Después de todo, es la misma cara que mostramos cuando caminamos por una calle pública.

Por último, hay muchas mujeres que optan por mostrar su rostro en línea simplemente porque creen que deberían tener tanto derecho a sentirse seguras y respetadas en el mundo virtual como en el mundo real.

Por supuesto, como musulmanes, cada uno de nosotros tiene la responsabilidad de obedecer las pautas de nuestro Creador. Allah subḥānahu wa ta’āla (glorificado y exaltado sea) ha ordenado a las mujeres que sean modestas, pero ha ordenado lo mismo a los hombres. Un hombre que se sienta tentado por la fotografía de una mujer, esté o no vestida de acuerdo con los mandatos islámicos, debe bajar la mirada. Si sigue mirando a propósito, y más aún si toma una acción inapropiada, el pecado está sobre él.

En un hadiz de Al-Bukhari, nos enteramos de que el Profeta ﷺ viajaba con un Compañero llamado Al-Fadl, que era un joven apuesto. Una joven de la tribu de Khath’am se acercó y Al-Fadl comenzó a mirarla porque su belleza lo atraía. El Profeta ﷺ agarró la barbilla de al-Fadl y le giró la cara para que dejara de mirarla.

Es de notar que el Profeta ﷺ no regañó a la mujer por mostrar su rostro en público, ni por ser demasiado atractiva. Con sus ﷺ modales impecables, instruyó gentilmente a Al-Fadl en silencio sobre la acción correcta a tomar cuando se sintiera tentado por la belleza de una mujer. La responsabilidad de la modestia recaía en Al-Fadl, no en la mujer de Khath’am, que se había acercado para hacerle una pregunta al Profeta ﷺ.

Como explica Grace, “los hombres deben ser responsables de sus acciones y ser reconocidos como criaturas capaces de autocontrol y moralidad. Las mujeres tienen derecho a existir en línea como lo hacen en el mundo real. Lo que es vergonzoso es que los hombres musulmanes todavía no sigan el consejo del profeta Muhammad ﷺ cuando se trata de cómo ver y tratar a las mujeres. Las mujeres nunca merecen ser tratadas [como] objetos o ser culpadas por las acciones, los sentimientos o la fragilidad del carácter de los hombres».

Ella concluye: «La idea de que una mujer que habla sobre el Islam sea una invitación al coqueteo, insinuaciones sexuales o acecho es tan errónea que ni siquiera sé cómo describirlo».

Este artículo, estoy segura, no resolverá el problema del acoso sexual en línea de mujeres musulmanas. Es probable que los hombres que adopten tales comportamientos no lo lean, y me doy cuenta de que si tienen la audacia de desafiar a su Creador, ciertamente no me escucharán. Sin embargo, espero que los lectores se lleven algunos puntos clave:

  1. Si sientes la tentación de culpar a una mujer por haber sido acosada en línea, piensa profundamente en quién tiene la culpa. ¿Existe alguna justificación para enviar pornografía, amenazas o mensajes inapropiados a una mujer? Si realmente te preocupas por la seguridad y la moralidad de las mujeres musulmanas, llamarás a los hombres que están detrás del acoso y harás todo lo que puedas para educarte a ti mismo y a los demás y/u oponerste a tal comportamiento cuando lo veas.
  2. Si tienes mujeres musulmanas jóvenes en tu familia, no asumas que no encontrarán material inapropiado o recibirán comunicaciones no solicitadas solo porque visitan principalmente sitios web islámicos. De hecho, estos sitios parecen ser un caldo de cultivo para los pervertidos musulmanes. Enseña a los jóvenes a no abrir mensajes filtrados o sospechosos y a no confiar en extraños en línea, incluso si parecen ser sus hermanos en la fe.
  3. Si eres una conversa al Islam, ten especial cuidado con los mensajes que recibas de musulmanes desconocidos. Es mejor eliminarlos y bloquearlos sin abrirlos. Algunos hombres se aprovechan de las conversas en particular. Tengan en cuenta que un musulmán sincero nunca enviaría imágenes o mensajes sexualmente sugerentes a un extraño, y uno que lo haga no será un marido adecuado para ti.
  4. Si es una mujer musulmana que está considerando tener una presencia en línea con el propósito de dawah, ten en cuenta que el acoso sexual en línea es un riesgo laboral probable. Establece filtros de privacidad estrictos siempre que sea posible, evita abrir mensajes de personas desconocidas y preparate para bloquear, eliminar y anular su amistad, sin disculpas.

* Los nombres se han cambiado para proteger la privacidad.