Ramadán como converso: las partes difíciles del Ramadán.

0
300

Ramadán es sin duda el período más especial para todos los musulmanes. El mes de Ramadán es el mes del ayuno. Los musulmanes creen que durante el mes de Ramadán, el Sagrado Corán ha sido revelado.

Como resultado, este mes está lleno de bendiciones en las que las personas se buscan a sí mismas en este caos mundano.

No solo ayunamos al no comer ni beber nada, sino que es importante disminuir nuestro ego y nuestros pecados. Lo que significa «ayuno» en el contexto europeo es completamente diferente en comparación con «ayuno» visto en el contexto islámico.

El ayuno en la fe cristiana es más bien la reducción de la comida, a diferencia del Islam donde el ayuno significa que literalmente no se puede comer ni beber agua desde el amanecer hasta el anochecer.

Esa es una razón por la cual mucha gente europea siempre se sorprende de los métodos de ayuno de los musulmanes.

Cada año, escucho las mismas preguntas en mi familia como: «¿No puedes ni siquiera beber un poco de agua?» o «¿Cómo puedes sobrevivir sin comer ni beber durante 2 horas? Debes estar sufriendo mucho».

He tratado de explicar varias veces que si tienes una buena intención y amas tu fe, todo se vuelve fácil. De hecho, nosotros, como musulmanes, incluso esperamos el mes de Ramadán solo porque sabemos que seremos más felices y más centrados en nuestra fe.

Porque durante este mes, finalmente hacemos lo que fuimos creados para hacer.

El sentimiento de soledad.

El mes de Ramadán no es solo el mes más sagrado para los musulmanes, sino también el mes en el que pasamos mucho tiempo con nuestra familia.

A menudo, las familias se unen y rompen el ayuno juntas.

El mes de Ramadán para un converso es a menudo el mes más solitario. No hay nadie en su familia que esté haciendo ningún esfuerzo por experimentar el ayuno ni nadie con quien pueda tener una buena conversación en la mesa.

Las noches solitarias son como una rutina para un converso.

Mientras que otras familias rompen el ayuno agradablemente con comidas elaboradas, un converso a menudo se sienta solo a la mesa con comidas preenvasadas.

También hay una carga adicional para los conversos que aún viven con sus padres.

Sus padres no están acostumbrados a las altas horas de la noche y generalmente no entienden por qué comemos tan tarde.

En las familias flamencas, la cena es algo que debe hacerse en familia. Por ejemplo, mi padre me preguntó ocho veces cuándo volvería a mis hábitos alimenticios «normales». Al final, tardó otras dos semanas en darse cuenta de que estaba ayunando.

Incluso mi madre, que ya estaba más avanzada en el proceso en ese momento, vino a advertirme varias veces que no debía comer tarde, para tener una buena noche de sueño.

Las tensiones incluso pueden aumentar durante el período del examen.

Por ejemplo, los padres estarán más inclinados a culpar de los malos resultados al ayuno, mientras que de los buenos resultados se atribuirán al hecho de que siempre te han «advertido».

Nuevamente, sin darme cuenta de que el período de ayuno en realidad tiene poca o ninguna influencia en los exámenes u otras actividades.

Personalmente, incluso me desempeño mejor durante el ayuno que en otros períodos, porque mi concentración es mucho mayor.

Aún más notable es que también soy más activo durante este período, mientras que generalmente duermo menos. Siempre parece que puedo obtener más resistencia con solo dormir menos.

En última instancia, ni siquiera hay una excusa para no ayunar o romper el ayuno debido a los exámenes o al trabajo que tienes que hacer.

Especialmente si no sabes que durante el tiempo del Profeta Muhammad s.a.w, incluso durante las guerras y los viajes comerciales, se realizó el acto de ayuno.

Eid-al-fitr

La celebración del fin del Ramadán se conoce en árabe como «Eid-al fitr». Esto se celebra exuberantemente. Esta celebración también depende en gran medida de la cultura y los orígenes.

Para un converso, este es también otro día más solitario porque no hay vínculos familiares. Afortunadamente, esto ha mejorado mucho en los últimos años debido al crecimiento de conversos dentro de la comunidad musulmana.

Cada vez es más común que los conversos se unan entre sí para dar un valor especial a ese día.

Hace poco asistí a una «fiesta de conversos» en la que Eid-al Fitr se celebró en hermandad. Bastante divertido si te das cuenta de que en lugar de tajine o cuscús, comes un plato con papas fritas belgas y pollo.

Para el postre, no había fruta, solo mousse de chocolate o arroz con leche. A veces también es posible invitar a amigos para disfrutar de las festividades o celebrarlo en grupos en la mezquita con otros creyentes.

En resumen, puedo decir que cada Ramadán tiene un valor especial, tanto religioso como cultural.

Autor: Stijn Ledegen para Mvslim | Traducción: Rashida Jasso