Rezos Colectivos restringidos en Medio Oriente en medio de temores de coronavirus

0
607

Las autoridades religiosas limitan y cancelan las oraciones colectivas semanales en los estados de la región a medida que persisten los casos de COVID-19.

Las autoridades religiosas de todo el Medio Oriente se han movilizado para cancelar o limitar las oraciones colectivas semanales con la finalidad de ayudar a prevenir la propagación del nuevo coronavirus.

El viernes, en Kuwait, las autoridades religiosas pidieron a los musulmanes que rezaran en sus casas cuando los estados del Golfo intensificaron las medidas para combatir la propagación del nuevo virus.

En Jerusalén, los líderes cristianos, musulmanes y judíos dijeron que los servicios continuarían celebrándose en Tierra Santa, pero posteriormente se movilizaron a limitar las reuniones a puertas cerradas después de que el Ministerio de Salud israelí dijera que no deberían exceder las 100 personas.

La comisión islámica que supervisa el complejo de la mezquita Al-Aqsa en Jerusalén ocupada, el tercer sitio más sagrado del Islam, dijo que las oraciones del viernes se realizarán de manera normal, pero alentó a las personas a rezar en los patios exteriores y abstenerse de amontonarse dentro de las mezquitas. Aconsejó también a los ancianos y enfermos que no ingresen a las mezquitas abarrotadas.

Irán, que ha sido fuertemente afectado, canceló las oraciones de los viernes en las principales ciudades y Egipto ordenó a todas las mezquitas limitar las oraciones de los viernes, incluido el sermón semanal, a no más de 15 minutos.

Las oraciones generalmente duran alrededor de una hora.

El brote ha llegado a los altos funcionarios de Irán, con su vicepresidente senior, ministros del gabinete, miembros del parlamento, miembros de la Guardia Revolucionaria y funcionarios del Ministerio de Salud entre los infectados.

Irán ha reportado más de 10,000 casos y más de 400 muertes, lo que lo convierte en uno de los brotes más alarmantes en todo el mundo. Existe la preocupación de que el número de infecciones sea mucho mayor.

Irak, que ha reportado más de 80 casos confirmados de coronavirus y ocho muertes hasta el momento, descartó las oraciones del viernes en Karbalá y en la región norteña predominantemente kurda del país.

La semana pasada, el clérigo chiíta más influyente de Iraq, el Gran Ayatollah Ali al-Sistani, instó a la gente a acatar la prohibición de las oraciones en masa.

En el Líbano, las oraciones del viernes han sido suspendidas temporalmente en todas las mezquitas chiítas. La máxima autoridad sunita del país no lo ha prohibido pero ha dicho que está prohibido que cualquier persona con una enfermedad contagiosa asista a las oraciones y ha instado a las personas mayores y a aquellos con sistemas inmunes debilitados a rezar en sus hogares.

A principios de este mes, Arabia Saudita prohibió la «Umrah» para residentes y ciudadanos. La Umrah, que se puede completar en unas pocas horas, es una peregrinación que se puede realizar en cualquier época del año, a diferencia del Hajj mucho más intenso y lento, uno de los cinco pilares del Islam que es realizado durante unos días específicos cada año.

Arabia Saudita también dijo que estaba evitando que los extranjeros llegaran a la ciudad sagrada de La Meca y la Kaaba, el edificio en el centro de la Gran Mezquita, y comunicó que los viajes a la mezquita del Profeta Muhammad (PyB) en Medina fueron suspendidos.

Fotografía de Ozan Kose/AFP

Otros eventos cancelados:

  • El rey de Bahrein, Hamad bin Isa Al Khalifa, liberó a casi 1.500 prisioneros, de los cuales alrededor de 900 fueron indultados. La medida parecía tener como objetivo evitar que el virus se propague dentro de los centros de detención.
  • Las medidas para limitar las reuniones religiosas se producen inmediatamente después de varias cancelaciones de eventos deportivos, conferencias y otras reuniones en todo el mundo.
  • Hasta la fecha, el virus ha infectado a casi 130,000 personas en todo el mundo y ha causado más de 4,700 muertes.
  • La gran mayoría de las personas se recupera del nuevo virus y la enfermedad de COVID-19 que causa. Pero la rápida propagación del virus ha causado alarma mundial, hundiendo los mercados financieros, interrumpiendo los viajes y provocando paros a gran escala en algunas áreas.

Fuente: aljazeera