En imágenes: conoce al hombre que intenta rescatar la herencia musical de Yemen

0
240

Autor y fotografías: Mohammed Hamoud para Middle East Eye

En marzo de 2018, el músico yemení Abdullah al-Daby estableció un instituto de música en la capital, Sanaa. Antiguo miembro de la Orquesta Nacional del país, al-Daby, de 54 años, espera que sus estudiantes formen sus propias orquestas y actúen en todo el país, y tal vez incluso en el extranjero. Su otra prioridad es salvar antiguas canciones yemeníes, tradicionalmente transmitidas imitando y memorizando, de su potencial olvido. Al-Daby actualmente está registrandolas en notación musical, para que se pueda compartir con las generaciones futuras.

Cada año se realizan audiciones para evaluar las habilidades de los estudiantes para cantar y tocar varios instrumentos antes de inscribirse. Pero al-Daby dice que quiere ayudar a cualquiera que desee aprender: «Si pueden cantar, les dejo cantar», dice. «Si no pueden tocar bien un instrumento, les dejo volver a cantar. Si no pueden cantar o tocar, les ofrezco algunas lecciones intensivas. No me gusta privar a nadie de la oportunidad de aprender».

Todas las clases de al-Daby en su Instituto Superior de Música son gratuitas. De lo contrario, nadie podría permitírselos: «La guerra ha tenido un impacto financiero en nosotros, de alguna manera todavía tenemos que mantenernos a pesar de haber perdido nuestros ingresos«. Al-Daby dice que actualmente no recibe fondos y financia las clases a través de préstamos personales. «Tenemos que estudiar y enseñar música, especialmente en este país en desarrollo«, dice.

Los estudiantes pueden elegir aprender a tocar música e instrumentos occidentales u orientales, incluidos el oud, la guitarra y el violín. Al-Daby proporciona la mayoría de los instrumentos él mismo, que adquirió durante sus años en la orquesta nacional o compró durante sus viajes de actuación al extranjero. El Ministerio de Cultura de Yemen también donó algunos de los instrumentos y un puñado de sus estudiantes de familias más ricas traen los suyos.

El horario se divide en términos de cuatro semanas, con al-Daby enseñando de cuatro a cinco lecciones por día. Las clases son flexibles para adaptarse a los horarios individuales de los estudiantes. Los estudiantes universitarios pueden asistir a solo 12 horas de clases a la semana, en comparación con aquellos con menos compromisos. Cuando los estudiantes finalmente se gradúan, reciben un diploma emitido por el Ministerio de Cultura en Sanaa.

Cuando estaba en la Orquesta Nacional, al-Daby dice que solo había siete miembros femeninos. Hoy, la mayoría de sus estudiantes son mujeres. Rania al-Shawkani, de 26 años, dice que encontró un sentido de pertenencia dentro del instituto, la música es un «lenguaje que me hace sentir en paz«.

Sin embargo, ser mujer tiene sus propios desafíos: «Enfrentamos algunas dificultades», dice al-Shawkani. «Por ejemplo, para algunas familias la distancia es un problema porque la tradición dicta que las mujeres no deben viajar lejos sin un pariente masculino».

Para al-Daby, abrir este instituto fue una pasión y una misión. La música jugó un papel más activo en el país en los años 70. En aquel entonces, dice, la música solía ser enseñada por profesores profesionales del extranjero. «Después del asesinato del entonces presidente Ibrahim Hamdi, ese instituto fue cerrado porque el estado en ese momento no estaba interesado en las artes. Entonces convirtieron a la Orquesta Nacional en una banda que actuaría principalmente en eventos». Aunque incluso este grupo finalmente desapareció en 2010, al-Daby decidió continuar la pelea y establecer su propio instituto académico para la música en Yemen.

Pero el conflicto en curso ha tenido más que un impacto financiero. Más de 100,000 personas han muerto desde que la coalición liderada por Arabia Saudita intervino en la guerra del país contra el movimiento Houthi en 2015. Al-Daby y sus estudiantes hacen todo lo posible para continuar. «En los días en que hay ataques aéreos, tenemos que abandonar el instituto e ir a un parque cercano para enseñar a los estudiantes», dice al-Daby.

El instituto está en su tercer año académico ahora, pero al-Daby dice que necesitan desesperadamente más recursos para mantenerlo en funcionamiento: los instrumentos se están desmoronando y necesitan más cuadernos para los estudiantes. «Solo tenemos nueve violines … no tenemos piano, por lo que practicamos la escala musical usando un teclado occidental, oud, violín o guitarra.

«También necesitamos más dinero para comprar nuevos instrumentos y ayudar a algunos de los estudiantes más pobres con los costos de viaje, que tienen que trasladarse desde lejos, a unos cinco o seis kilómetros de distancia. Incluso yo camino alrededor de siete kilómetros por día hasta el instituto».