Mártires destacados del Shiismo en los últimos tiempos

0
353

Autor: Leandro Hassan Bracamonte

2009: Marwa Al-Sherbini. Si bien no está claro a que escuela islámica pertenecía esta hermana, es respetada por todo el mundo islámico. Ella fue asesinada en un tribunal de Alemania en un juicio contra un hombre que la ataco verbalmente por su velo islámico (hiyab), fue asesinada a puñaladas estando embarazada y en frente de su hijo, esposo y también frente a la corte y los efectivos de policía alemanes que no tomaron los recaudos necesarios. El asesino era un fanático islamofobo, éste ser lleno de odio le dio 18 puñaladas, sí 18, y en frente de la policía en un juzgado alemán (valga la redundancia).
2012: Mostafa Ahmadi Roshan. Científico nuclear, uno de los grandes cerebros de la historia de Irán. Un joven de apenas de 33 años que fue asesinado por el Mossad a través de un ataque bomba con una motocicleta.
2013: Hassan Shehata. Clérigo egipcio (sheij) formado en el sunismo, titulado de la prestigiosa universidad Al Azhar, luego se convirtió al shiísmo y comenzó a predicar el Islam shiíta. En el año 2013 fue interceptado por una turba de extremistas sunís (salafis o wahabis) y fue asesinado a golpes.
2014: Alí Jalili. Fue conocido como el mártir de “ordenar el bien y prohibir el mal”. Una noche en Teherán se encontró con dos malhechores que intentaban abusar y secuestrar a una joven en un auto, él intervino intentando salvarla y los criminales lo hirieron con una daga en el cuello, después de estar un tiempo en coma falleció.
2016: Nimr Baqir al-Nimr. Clérigo shiíta (sheij) de Arabia Saudita, éste se proclamó públicamente y oralmente en contra del régimen absolutista de la monarquía saudí, fue apresado ilegítimamente y bajo el cargo de espionaje fue cruelmente decapitado en enero del año citado.
2015: Hossein Hamedani. Brigadier general de la Guardia Revolucionaria de Irán, supo servir a su país contra la revuelta de los kurdos y en la guerra contra Irak, también se convirtió en uno de los “defensores del Santuario” en la intervención de Irán contra el ISIS. Fue asesinado por ésta banda terrorista en Aleppo, en octubre del año citado.
2017: Mohsen Hoyayí. Ingeniero y asesor militar que se convirtió en un “defensor del Santuario” en Siria, se unió a la guardia revolucionaria y actuando en conjunto con el Ejército Árabe Sirio. Se encontraba en el pueblo de Al-Tanf donde fueron emboscados por el ISIS, la mayoría murieron, otros escaparon pero lamentablemente él fue capturado, fue brutalmente decapitado por el ISIS y el vídeo fue subido a Internet. Tenía menos de 30 años dado que nació en 1991.
2020: Abu Mahdi Al Muhandis. Militar iraquí líder de la movilización popular (milicias shiítas), que se levantaron en lucha contra el ISIS dada la fatwa (dictamen religioso) del Ayatollah Sistani. Fue el responsable junto a miles de valientes de detener el avance genocida del ISIS en su país. Fue asesinado vilmente por EEUU con un misil a los pocos días de comenzar el año 2020.
2020: Qasem Solaimani. General de la Guardia Revolucionaria de Irán, máximo responsable de desterrar de éste mundo al grupo terrorista y genocida llamado ISIS, salvando así la vida de millones de seres humanos en el mundo. Su bautismo de fuego fue en la guerra patriótica “defensa sagrada” cuando Irán se defendió del expansionismo de Saddam Hussein. Fue asesinado a los pocos días de comenzar este año por un misil estadounidense al ser invitado por el primer ministro iraquí para hacer las veces de diplomático en una negociación con Arabia Saudita; es decir Solamani fue asesinado a traición y cobardemente, ya que éste noble guerrero estaba en una misión de paz y no estaba en combate. Donald Trump lo insultó y celebró éste acto cobarde, estableciendo la pos-verdad de que “eliminó a todos los terroristas” cuando en realidad fue el general Solaimani quien limpio Siria e Irak de los elementos terroristas que han azotado la región por años.

Todas éstas nobles personas así como otras miles que no podemos nombrar aquí debido a que sería muy extenso representan modelos humanos muy elevados y de una espiritualidad enorme que se ve reflejada en sus rostros. Son un ejemplo de nobleza e hidalguía para toda la humanidad, independientemente de la religión que profesemos. La defensa de los oprimidos, el pudor, la castidad, el amor al prójimo, son sin duda los valores que debemos recuperar en estos días.