¿Cómo debe determinarse el comienzo de un mes islámico?

0
389

En astronomía moderna, el término «luna nueva» se refiere a la fase cuando la tierra, la luna y el sol están alineados; Esto también se conoce como la conjunción lunar. La alineación de la tierra, el sol y la luna deja el lado de la luna que mira a la tierra en completa oscuridad. Durante esta fase de conjunción, es imposible que la luna se pueda ver en el cielo. [1]

La siguiente imagen ilustra la fase de la conjunción de la luna nueva:

Como la luna está en órbita constante, momentos después de la conjunción lunar, el lado oscuro de la luna está expuesto a la luz solar. Aunque durante este período, la luna no se puede ver con el ojo humano, es posible verla con ayuda tecnológica avanzada. Tradicionalmente, el comienzo de un mes islámico se determina cuando se ve la luna nueva. Sin embargo, los eruditos musulmanes no siempre han estado de acuerdo sobre lo que se entiende por avistamiento de la luna nueva y cómo se determina. Esto ha llevado a las siguientes preguntas:

  1. ¿Debería verse la luna nueva a simple vista humana para determinar el comienzo del nuevo mes islámico? ¿O es suficiente usar telescopios u otras ayudas tecnológicas para ver la luna nueva? ¿O los cálculos astronómicos modernos, que determinan la visibilidad potencial de la luna nueva, son suficientes para determinar el comienzo del nuevo mes islámico? ¿O el avistamiento per se no es el criterio, sino que los cálculos astronómicos de la luna nueva deberían dictar el comienzo del nuevo mes islámico?
  2. ¿Debería verse la luna nueva en el lugar de residencia / región de un individuo para que determine el comienzo del nuevo mes islámico, o puede ser visible en cualquier parte del mundo?

OPINIÓN MAYORITARIA DEL ICCI (International Centre for Collective Ijtihad)

El comienzo de un nuevo mes islámico se determina inmediatamente después de la conjunción lunar, tan pronto como la parte de la luna que mira hacia la tierra está expuesta a la luz solar directa. En otras palabras, se determina tan pronto como los primeros fotones de luz que se originan del sol se reflejan de la luna a la tierra. La visibilidad de la luna nueva no tiene que ser vista físicamente (ya sea a simple vista o con cualquier otra ayuda tecnológica) desde la tierra, sino que los cálculos astronómicos que determinan la hora y la fecha exacta de la luna saliendo de la conjunción son suficientes para determinar el comienzo de un nuevo mes islámico.

El comienzo de un nuevo mes islámico se determina inmediatamente después de la conjunción lunar, tan pronto como la parte de la luna que mira hacia la tierra está expuesta a la luz solar directa. En otras palabras, se determina tan pronto como los primeros fotones de luz que se originan del sol se reflejan de la luna a la tierra. La visibilidad de la luna nueva no tiene que ser vista físicamente (ya sea a simple vista o con cualquier otra ayuda tecnológica) desde la tierra, sino que los cálculos astronómicos que determinan la hora y la fecha exacta de la luna saliendo de la conjunción son suficientes para determinar el comienzo de un nuevo mes islámico.

JUSTIFICACIÓN

1. Es generalmente creído por los versos del Corán que el calendario islámico se basa en el ciclo de la luna. Los versos del Corán describen los grandes beneficios de este hecho natural. [2] Sin embargo, no prescriben un método detallado de cómo determinar el comienzo de un nuevo mes islámico. La aleya 2: 185 relativa al comienzo del mes islámico del Ramadán dice: «Cualquiera que de entre ustedes sea testigo del mes [del Ramadán], entonces que ayune».

2. Las narraciones mencionan explícitamente la ruʿya (avistamiento de la luna nueva) como un método para determinar el comienzo de un nuevo mes islámico. Sin embargo, la mayoría de estas narraciones se dieron en el contexto de refutar las siguientes dos posiciones preexistentes con respecto al avistamiento de la luna:

  • El mes de Ramadán (o, para el caso, cualquier nuevo mes islámico) siempre completa un ciclo de 30 días.
  • El nuevo mes islámico podría determinarse a través de predicaciones y suposiciones.

Estas narraciones indican que «avistamiento» (en lugar de completar 30 días o predecir) es un «medio» (ṭarīq) más preciso y confiable para establecer el comienzo de un nuevo mes islámico. [3] Por lo tanto, se encuentra que las narraciones no proporcionan detalles de avistamiento tales como si la luna nueva debería ser vista en el lugar de residencia de un individuo o en cualquier parte del mundo; o si el avistamiento debe ocurrir a simple vista; o si las ayudas tecnológicas o los cálculos astronómicos son suficientes.

Por lo tanto, un análisis exhaustivo de la literatura sobre hadices lleva a la conclusión de que el «avistamiento» de la luna nueva era el medio más confiable y preciso disponible en ese momento para determinar el comienzo de un nuevo mes islámico. En consecuencia, se puede concluir que el criterio principal establecido en la literatura de hadices es la confiabilidad y precisión. Durante la presencia del Profeta y los Imames, el método más convincente para determinar la ocurrencia natural, o lo que el Corán describe como un evento cósmico beneficioso, del nacimiento de la luna nueva, fue la ruʿya (avistamiento).

3. Los astrónomos actuales pueden calcular científicamente las diferentes fases de la luna. Tienen acceso a recursos que les permiten identificar con precisión las diferentes fases de la luna. Por lo tanto, los astrónomos modernos pueden decirnos de antemano el tiempo y las fechas de la conjunción de la luna nueva, y cuándo saldrá de la conjunción. En base a la comprensión de que el avistamiento (ruʿya) de la luna nueva no tiene otro valor, aparte de ser un medio preciso para establecer que la luna nueva está fuera de conjunción, se puede proponer que en la actualidad la forma más precisa de establecer que la luna nueva está fuera de conjunción es confiar en los cálculos astronómicos. Si en el futuro se encuentra un método más confiable para establecer la luna nueva, entonces se le debe dar preferencia por sobre el método actual de cálculos astronómicos.

4. Dado que la aparición de la luna nueva es una ocurrencia cósmica natural que puede calcularse astronómicamente, debe ser aplicable a todas las regiones que comparten la noche.

Tenga en cuenta que la «noche» se produce desde el atardecer hasta el amanecer (es decir, el momento de las oraciones fajr). Si la luna sale de la conjunción en cualquier momento durante la noche, ese día marca el primero del calendario lunar islámico. Por otro lado, si la luna sale de la conjunción durante el día, el día siguiente se marcará como el primer día del calendario islámico.

OPINIÓN MINORITARIA DEL ICCI (International Centre for Collective Ijtihad)

El comienzo de un mes islámico se determina cuando se puede ver la luna nueva desde cualquier lugar de la tierra que comparta la misma noche. El avistamiento de la luna nueva no necesariamente tiene que ser físico (es decir, a simple vista o con cualquier otra ayuda tecnológica), sino que una persona puede optar por seguir los cálculos astronómicos que determinan el avistamiento, siempre que le brinden suficiente seguridad (iṭmiʾnān).

JUSTIFICACIÓN

1. El Corán no define un método claro sobre cómo determinar el comienzo de un nuevo mes islámico. La aleya 2: 185 relativa al comienzo del mes islámico del Ramadán dice: «Cualquiera que entre ustedes sea testigo del mes [del Ramadán], entonces que ayune».

2. La narración del Imam Ja’far as-Ṣadiq menciona explícitamente: “Ayuna cuando veas la luna”. [4] Este hadiz demuestra que el avistamiento de la luna nueva desde la tierra es un criterio esencial para determinar el comienzo del nuevo mes islámico.

3. El avistamiento físico de la luna nueva a simple vista o con ayuda tecnológica no siempre es posible desde diferentes partes del mundo. En consecuencia, si un individuo alcanza la seguridad suficiente (iṭmiʾnān) a partir de cálculos astronómicos que sugieren que la luna nueva se puede ver desde la tierra, entonces puede seguir los resultados de este cálculo.

4. El avistamiento se puede hacer desde cualquier parte del mundo que comparta una noche o parte de una noche. La base para esta justificación puede ser encontrada por académicos que defienden la noción de «unidad de horizonte». De acuerdo con esta noción, la luna no tiene que ser vista dentro del horizonte (o en lugares que tengan la misma probabilidad de visibilidad creciente) de la residencia de un individuo. Más bien se puede ver en cualquier parte del mundo, siempre que el lugar donde se ve la luna comparta una noche, o parte de una noche, con un país en cuyo horizonte no se pueda ver la luna. [5]

Notas:

[1] Ver https://www.timeanddate.com/astronomy/moon/new-moon.html

[2] Noble Corán 2:189, 10:5, 36:39, 55:5.

[3] Para un estudio detallado de las narraciones, ver Shaikh Tūsī, Tahdhīb al-aḥkām, 4: 154-180

[4] Wasaʾil al-Shiʿa, 7: 210.

[5] Para una discusión detallada sobre las opiniones de los eruditos que defienden la noción de «unidad de horizonte», ver Ayatollah Khoeʾi, Kitan al-ṣawm, 2: 115-124.