43 años de resistencia y contando…

0
178

Al igual que el año anterior, los iraníes se pusieron al volante y recorrieron las calles izando la bandera tricolor de Irán para mantener viva la memoria de una revolución que puso a Irán en un camino totalmente diferente hace más de cuatro décadas. La celebración se llevó a cabo en medio de restricciones por el coronavirus que obligaron a los iraníes a conmemorar el aniversario de la Revolución de una manera diferente por segundo año consecutivo.

La Revolución Islámica tuvo lugar en febrero de 1979 cuando el régimen respaldado por Estados Unidos de Mohammad Reza Shah se derrumbó bajo el peso de las continuas protestas en todo el país bajo el liderazgo del Imam Khomeini, quien había regresado a casa del exilio diez días antes.

El Imam regresó a Irán desde Francia el 1 de febrero, un movimiento que actuó como catalizador para la victoria final de la Revolución. Diez días después del regreso del Imam, el pueblo derrocó por completo al régimen del Shah, poniendo fin al gobierno monárquico y estableciendo un sistema republicano por primera vez en la historia de Irán.

Desde entonces, los iraníes han estado celebrando la victoria de la Revolución todos los años en febrero. La gente solía participar en mítines nacionales a pie antes del estallido de la pandemia de coronavirus. Pero en 2021 y 2022 no fue posible realizar desfiles masivos debido a la pandemia.

Es por eso que los iraníes han realizado procesiones de automóviles para evitar contagios y celebrar la Revolución al mismo tiempo. Eso sí, este año hubo algunas procesiones a pie en zonas donde la pandemia fue menos severa.

En la capital, Teherán, los desfiles de automóviles comenzaron a las 09:30 am. hora local y los conductores se dirigieron a su destino habitual: la icónica plaza Azad. Los autos estaban adornados con banderas de Irán y fotos del Imam Khomeini, así como pancartas que decían lemas como “Muerte a Estados Unidos”, “Muerte a Israel” y “Muerte a Inglaterra”. Las fotos del líder de la revolución islámica, el ayatollah Seyyed Ali Khamenei, y el martirizado general Qassem Soleimani, también se observaron en las procesiones.

Algunos conductores corearon consignas de “Muerte a Estados Unidos” y “Resistiremos hasta el final” desde las ventanas mientras pasaban, según un informe de AFP.

El aniversario de este año de la Revolución Islámica coincidió con el viernes durante el cual se lleva a cabo la oración congregacional semanal. El presidente Ayatollah Seyed Ebrahim Raisi pronunció un sermón en la oración del viernes en el que felicitó al pueblo iraní por la victoria de la Revolución Islámica. El presidente describió el 11 de febrero como un “Día de Dios” y una “manifestación del poder divino de la mano del gran pueblo de Irán bajo el liderazgo del Imam Khomeini”.

El ayatollah Raisi dijo que el pueblo iraní y las naciones del mundo quieren que el sistema político iraní siga siendo revolucionario. “Los lemas de la Revolución Islámica eran racionales y hoy, no solo la gran nación de Irán sino las naciones del mundo tienen grandes esperanzas en esta revolución. Lo que todos quieren es que este sistema siga siendo revolucionario y no pierda su fervor revolucionario por los vaivenes y desarrollos”, dijo el mandatario.

El ayatolá Raisi también se refirió a cuestiones de política exterior y dijo que su administración busca lograr un equilibrio en la política exterior de Irán.

“Nuestras relaciones en política exterior son para crear equilibrio. Mirar hacia Occidente ha desequilibrado al país. Debemos prestar atención a todos los países y capacidades, especialmente a nuestros vecinos. Pero ponemos la esperanza en Dios, ponemos la esperanza en Khuzestan, Khorasan, Azerbaiyán, el este, oeste, norte y sur del país, y nunca ponemos la esperanza en Viena y Nueva York”, dijo el presidente.

Otros funcionarios iraníes también hicieron comentarios sobre el 43° aniversario de la Revolución Islámica. El portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores de Irán, Saeed Khatibzadeh, dijo que la revolución era una lucha por la autodeterminación. “Hace 43 años, la larga lucha de nuestra nación por la autodeterminación y un Irán libre e independiente terminó en victoria. Nuestra nación ha hecho muchos sacrificios para salvaguardar esos valores y principios”, dijo en Twitter.

Añadió: “Nuestra determinación de defender y luchar por los derechos e intereses de Irán sigue siendo inquebrantable”.

El ministro de Relaciones Exteriores de Irán, Amir Hossein Amir Abdollahian, por su parte, dijo que los valores de la revolución seguirán sirviendo como principio rector de la política exterior de Irán.

“Tuve el honor de acompañar al presidente Raisi en la recepción de embajadores extranjeros en el 43° aniversario de la Revolución Islámica de nuestra nación. Los valores de la revolución seguirán liderando la política exterior de Irán”, dijo el canciller en Twitter.

Traducción: Aaron P. Mourtada | Fuente: Tehran Times

Fotografías cortesía de Islamic Republic News Agency